/5 de Mayo, el pueblo que albergará a la ZEE de Coatzacoalcos

5 de Mayo, el pueblo que albergará a la ZEE de Coatzacoalcos

A 24 minutos de la ciudad de Coatzacoalcos, a 16.1 kilómetros sobre la orilla de la Carretera Costera del Golfo -en la autopista que vincula al sur del estado con Villahermosa, Tabasco- un pueblo sobrevive con la esperanza de no desaparecer.

Francisco Heredia Quintana
heqfe@hotmail.com


5 de Mayo, un ejido perteneciente al Municipio de Coatzacoalcos ubicado en el tramo Nuevo Teapa, es el punto estratégico donde se desarrollará la Zona Económica Especial del sur del estado de Veracruz.

Su cercanía con el complejo petroquímico  Cangrejera -a orillas de la carretera- convierte a este poblado en un íntimo amigo del asfalto y el smog. Sus habitantes crecen acostumbrados al vaivén de una autopista saturada así como a  caminar largos tramos bajo el sol para llegar a las áreas cercanas más pobladas.

Al transitar por sus terrenos se puede observar cómo emergen viviendas entre la densa vegetación.

Las historias de sus habitantes van desde la del hijo que se fue a buscar oportunidad de prosperar a lugares como Tijuana o Monterrey, la de la sobrina que todos los días madruga para ir a trabajar a Coatzacoalcos; incluso al del abuelo que antes de amanecer ya está preparando a sus hijos y hasta a los nietos más pequeños para ir a trabajar sus tierras y alimentar el ganado.

El ambiente en este poblado es de intensos contrastes. El sol puede levantar lenguas de vapor sobre la carretera al igual que una lluvia intensa puede generar deslaves y formar arroyos espontáneos. Su gente vive entre las carencias, la tradición y la esperanza de las familias.

El decreto que podría cambiar su historia

El 28 de septiembre de 2017 el presidente Enrique Peña Nieto decretó tres nuevas Zonas Económicas Especiales: Puerto Chiapas, Puerto Lázaro Cárdenas y Coatzacoalcos, en las que se espera una inversión de 5 mil 300 millones de dólares de la industria privada y la creación de 12 mil empleos en los próximos tres años.

Las Zonas Económicas Especiales son polígonos con ventajas naturales y logísticas para convertirse en regiones altamente productivas. Cuentan con estímulos y condiciones preferenciales, como beneficios fiscales y laborales. Se busca la atracción de inversiones, empleos de calidad, cadenas de valor, la detonación de la demanda de servicios locales y beneficios a la población.

El 17 de enero de este año, el Congreso del Estado de Veracruz aprobó la Ley para el Establecimiento y Desarrollo de Zonas Económicas Especiales.

Los municipios de Coatzacoalcos, Nanchital e Ixhuatlán del Sureste, así como el Gobierno del Estado, suscribieron —el pasado 13 de diciembre de 2016— la Carta de Intención para albergar una Zona Económica Especial.

Entre los beneficios de estos polígonos se contemplan -además créditos fiscales- un régimen aduanero especial y un marco regulatorio ágil, así como apoyos estatales y municipales.

En el primer trimestre del 2017 el titular de la Autoridad Federal para el Desarrollo de las Zonas Económicas Especiales, Gerardo Gutiérrez Candiani, y el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, se reunieron con un grupo de empresarios interesados en invertir en la ZEE de Coatzacoalcos.

Realizaron recorridos de reconocimiento por las áreas potenciales a conformar el polígono de la ZEE para conocer las vocaciones productivas de ellas, así como para valorar el aprovechamiento y necesidades de infraestructura.

Informaron que en los primeros 10 años de su operación, la ZEE en el sur del estado de Veracruz generará más de 50 mil empleos y atraerá una inversión cercana a 15 mil millones de dólares, y toda la región se beneficiará con proyectos de infraestructura industrial, de tipo urbana y social.

Entre los beneficios de estos polígonos se contemplan -además créditos fiscales- un régimen aduanero especial y un marco regulatorio ágil, así como apoyos estatales y municipales.

Las ZEE estarán operando a partir del primer semestre de 2018. Se trata de una demarcación territorial que tiene condiciones particulares otorgadas a partir de una política pública que lo hace altamente atractivo a la inversión.

En junio, Ovidio Noval Nicolau, director de la Administración Portuaria Integral (API) de Coatzacoalcos, informó la adquisición de 300 hectáreas del ejido 5 de Mayo para uso de la ZEE.

Los terrenos fueron comprados por las autoridades a los pobladores de la zona rural del municipio para la instalación de empresas, a quienes se les otorgarán estímulos fiscales, tales como exentarles del pago de traslado de dominio y facilidades con respecto al predial.

“Son casi 300 hectáreas y la autoridad federal hasta donde yo sé ya adquirió el noventa y tantos por ciento, había uno que no quería vender pero prácticamente ya está adquirido el predio en su totalidad. Se trata de inversiones de la industria manufacturera”, informó Noval Nicolau.

El comisariado ejidal de 5 de Mayo, Marcelo Bahena, informó que vendieron un aproximado de 260 hectáreas para la posible instalación de empresas que están incluidas dentro del proyecto de las ZEE, dichos terrenos fueron adquiridos por el gobierno federal a través de la empresa Parametrix.  Personal de esta compañía tuvo el acercamiento con 25 o 28 ejidatarios que vendieron sus tierras.

Las hectáreas vendidas representan entre un 60 o 70% de la totalidad del ejido, los ejidatarios están a la espera de que se formalice la llegada de las compañías a la zona.

Aparte de los que ya vendieron hay 14 ejidatarios que están desde hace más de un año a espera de que regresen a concretar la compra de sus terrenos, comenta el comisariado ejidal.

El subagente municipal, Fortunato Chaparro Ponche, da cuenta de la expectativa que la instalación de la Zona Económica Especial ha generado entre los pobladores de este ejido.

Han llegado diversas personas a la sub agencia municipal con la intención de entregar sus documentos para ser considerados dentro de las plazas laborales que se generarían al consolidarse el proyecto de las ZEE.

“Han llegado personas con papeles en mano con la idea de que estamos recibiendo documentos, pero todo eso es falso”, platica.

En el ejido viven 400 personas que tienen acceso a tres niveles educativos: preescolar, primaria y telesecundaria. A orilla de la carretera hay tres comedores que se mantienen funcionando de manera normal.

La vida en el campo

Desde lo alto de su casa don José Santiago escudriña el panorama, la tarde se apaga en sus ojos cansados, sus arrugas dan cuenta de lo que ha vivido. Aquellas experiencias que –dice- a veces no recuerda bien.

Un día, mientras caminaba a la orilla de la carretera, el inesperado golpe de un carro le cambio la vida, sufrió daños físicos que le impidieron seguir trabajando en su parcela y estar pendiente de su ganado.

“Mis hijos se fueron a trabajar a empresas fuera de aquí, a ellos no les gustó trabajar la tierra… tuve que vender mis terrenos”, platica.

Don José tiene 73 años y aproximadamente 50 de ellos los lleva viviendo en el ejido.

“Me gusta la vida de aquí, del campo, no me gustaría estar en un lugar como la ciudad de México, todos aquí nos conocemos, la mayoría somos familia, nos conocemos de años”, interrumpió su nieta, mientras sostenía el cuerpo en el quicio de la puerta.

Un día llegaron personas del gobierno y ofrecieron dinero por las tierras, unos 15 ejidatarios tomaron la oferta. Algunos decidieron mudarse a la ciudad y otros, como él, decidieron quedarse.

El rostro moreno y asoleado de don José se llena de nostalgia al recordar sus jornadas de trabajo en el campo.

“Yo me iba desde temprano al campo a ver mi ganado, ahora uso un bastón, tuve que vender … no nos dieron mucho, nos compraron como quisieron.”

A pesar de que consideran que el precio que pagaron por sus parcelas no fue justo creen que fue una buena decisión porque él ya estaba imposibilitado para trabajarlas.

Otros pobladores señalan que la instalación de empresas, de una fábrica de plástico y de otros negocios son sólo  rumores, promesas vacías, pues ya no ha regresado nadie al ejido a hablar formalmente del tema.

“Incluso decían que todo el ejido lo iban a venir a comprar para poner aquí fábricas pero hasta ahorita nada de eso es cierto.

Las Zonas Económicas Especiales iniciarán su funcionamiento durante el primer semestre de 2018, y los habitantes de este poblado -como el resto de los municipios al sur de Veracruz- se mantienen a la expectativa del crecimiento industrial; el crecimiento que les promete mayores oportunidades y fuentes de empleo.