/Colesterol, enemigo silencioso

Colesterol, enemigo silencioso

Casi la mitad de la población lo tiene elevado y 90% lo desconoce.

Laura Morales


En México, la población que tiene los niveles de colesterol elevado supera los 45 millones, esto significa casi la mitad de la población, de acuerdo a estudios del Instituto Nacional de Cardiología.

De este total de personas con los niveles altos de colesterol sólo 10 por ciento lo sabe y lo trata adecuadamente.

El colesterol es una enfermedad que no respeta edad ni sexo por ello se recomienda efectuar el perfil de lípidos, que incluya triglicéridos y colesterol, a partir de los 20 años.

Se trata de una sustancia indispensable para el cuerpo, por ello se produce en el hígado, pero un porcentaje importante se obtiene de los alimentos y es un factor preponderante en padecimientos cardiovasculares.

Diana Marquínez Tress, vocal del Colegio Mexicano de Nutriólogos Capítulo Veracruz, explica que el colesterol es una sustancia similar a la grasa y ayuda al cuerpo a tener un correcto funcionamiento pero si se tiene en exceso puede pegarse a las arterias y ocasionar serios daños a la salud.

“El detalle con el colesterol es que es muy útil en el organismo, es el precursor de hormonas y encimas, la bilis proviene del colesterol, entonces nuestro cuerpo lo produce. Antes se pensaba que era sólo de fuentes alimentarias pero ahora ya se sabe que nuestro cuerpo es el que produce y utiliza el colesterol”, detalla.

Son varios tipos de colesterol pero los principales se conocen como HDL, que significa lipoproteínas de alta densidad (por sus siglas en inglés)  y comúnmente se le define como el colesterol bueno porque transporta el de otras partes al hígado para desecharlo.

El segundo es el LDL que significa lipoproteínas de baja densidad y se le conoce como colesterol malo porque puede tapar las arterias.

Accidentes cerebrovasculares

El nivel total del colesterol debe estar por debajo de 200 mg/dl en la mayoría de las personas, pero quienes enfrentan enfermedades cardiacas deben tenerlo en 160 mg/dl.

“Hay muchos factores que hacen que nuestro cuerpo se desequilibre y produzca más que el que necesitamos como son el sedentarismo, la obesidad abdominal y el consumo elevado de grasas saturadas”, comenta Marquínez Tress.

Cabe mencionar que  el 25 por ciento del nivel de colesterol es absorbido por la dieta ya que el cuerpo produce el 75 por ciento restante.

Sin embargo, una buena alimentación es clave para tener corazón y cerebro sano ya que la acumulación de placa en las arterias puede ocasionar un infarto o un accidente cerebrovascular si la obstrucción es en arterias que alimentan al cerebro.

“Lo que sucede es que se adhiere a las arterias y las tapa, lo que se llama arterioesclerosis, dependiendo la arteria que tape va a ser el daño que ocasione. Si tapa una arteria del corazón puede ser un infarto, si tapa una del cerebro puede ser una trombosis o una embolia”, advierte.

Niveles elevados

Son varios factores los que elevan los niveles de colesterol en la sangre, uno de los principales es la dieta rica en grasas saturadas y de alimentos con colesterol, entre los que destacan lácteos, cárnicos, alimentos procesados, fritos, chocolate, entre otros.

Otro indicador es el peso y la actividad física, ya que no hacer ejercicio favorece la acumulación y por ello se recomienda practicar actividad por lo menos 30 minutos al día.

Fumar también es causante de la elevación de niveles ya que reduce el colesterol bueno y con ello hay menos probabilidad de eliminación del malo.

“Hay que tratar de evitar alimentos fritos, capeados o empanizados. En este sentido evitar que la sopa de pasta sea frita, mejor hacerla tostada y muy importante hacer ejercicio, incluir alimentos saludables, frutas, verduras, cereales integrales, carnes bajas en grasa, que los lácteos sean descremados, evitar incluir crema, mantequilla, mayonesa y demás que condiciona obesidad abdominal y a su vez aumenta el riesgo de colesterol elevado”, recomienda la vocal del Colegio Mexicano de Nutriólogos Capítulo Veracruz.

Los genes también determinan la cantidad de colesterol que produce el cuerpo por ello debe ponerse atención especial si en la historia familiar hay casos de niveles elevados y complicaciones a la salud.

Marquínez Tress recomienda hacer ejercicio,  tener una alimentación saludable, efectuarse chequeos por lo menos una vez cada seis meses y cuidar el peso.

“Hay un componente genético importante. Si los papás, abuelos o hermanos tienen colesterol elevado las personas se tienen que cuidar. Si alguien tiene en la familia índices elevados hay que prestarle atención pero lo ideal es prevenir con el estilo de vida, esto es hacer ejercicio, vigilar la circunferencia abdominal, porque eso ocasiona que lo que tren genéticamente predispuesto se desarrolle”, explica.

Consecuencias

No tratar el colesterol elevado aumenta el riesgo de sufrir enfermedades del corazón y cerebrovasculares. Con el paso del tiempo y la acumulación se genera estrechamiento y endurecimiento de las arterias.

 Lo más común es padecer aterosclerosis cuyo riesgo llega a ser mortal ya que sus síntomas se manifiestan cuando la arteria se tapó.

“El mayor problema de la aterosclerosis es que es una enfermedad silenciosa que cuando nos da problemas es porque la arteria está tapada, entonces la idea es hacerse un chequeo cada seis meses donde vean el colesterol y tipos de colesterol y hay un alimento funcional que ayuda a reducir estos niveles, la avena. Esto no quiere decir que mientras más avena más funciona. Dos cucharadas al día es excelente”, indica la vocal del Colegio Mexicano de Nutriólogos Capítulo Veracruz.

Entre las enfermedades cardiovasculares destacan los infartos al corazón pero también la enfermedad arterial periférica.

Cómo disminuir los niveles

Un alimento funcional para disminuir el colesterol es la avena, se recomienda consumir dos cucharadas al día. Además, una dieta baja en grasa saturada contempla menos de 7 por ciento de calorías de ese tipo y menos de 200 mg de colesterol en la dieta al día.

Se puede optar por frutas, verduras, lácteos bajos en grasa, pescado, pollo sin piel, carnes magras, entre otros. Perder peso también ayuda a reducir el colesterol porque se produce más sustancia buena.

“Un alimento funcional es el que tiene funciones saludables al organismo y no es que mientras más coma más bueno va a ser. Se tiene que comer todos los días y en el caso de la avena comer dos cucharadas dos veces al día, lo pueden incluir en la fruta del desayuno, agregárselo a la sopa, en el guisado. Es avena natural, evitar las galletas porque ya contienen azúcar.”

Hay medicamentos que contribuyen a reducir los índices como las estatinas que limitan la producción en el hígado, secuentrantes de ácidos biliares que disminuyen las cantidades de grasa absorbida en los alimentos e inhibidores de absorción; ácido nicotínico; fibratos; entre otros.

¿Sabías qué?
  • Cerca de la mitad de la población mexicana tiene colesterol elevado
  • 14 por ciento de los mexicanos presentan enfermedad cardiovascular
  • Existe un subdiagnóstico de un millón 51 mil personas que no saben que están enfermas
  • Una dieta balanceada sólo reduce de 10 a 20 por ciento los niveles de colesterol

 

TAGS: