/Cómo hablar de dinero con tu hijo

Cómo hablar de dinero con tu hijo

La época de ofertas, como El Buen Fin, y de regalos navideños pueden ser un buen momento para que los niños conozcan el valor del dinero.

Yuridia Torres
Expansión


Dentro de la alcancía en forma de cochinito que Mateo, de cinco años, usa para jugar, ya se encuentran 10 monedas. Comenzó la acumulación porque tiene una lista de 10 deseos que quiere pedirle a una fuente. Una moneda por cada deseo: 10 pesos tirados al agua.

Ante la insistencia en estar frente a la fuente lanzando monedas, los padres de Mateo le explicaron que puede pedir los 10 deseos con 1 peso, cerrar los ojos y anhelar que éstos se cumplan. Y le dieron una mejor idea: con el resto del dinero puede comprarse una paleta o comenzar el ahorro para adquirir un reloj de su caricatura favorita, que cuesta 450 pesos y que quiere desde hace tiempo.

Fue complicado que Mateo asimilara la idea de usar el dinero que había guardado para otro fin, desconfía de que la fuente acepte una moneda para cumplir 10 deseos, entre éstos, viajar a la playa en invierno. “En los niños es necesario esclarecer el significado de dinero, mostrar el ahorro como una diferenciación entre necesidad y gasto, en lugar de una acumulación de capital. Es decir, que sea visto como restringir compras en cosas que no son necesarias para conseguir lo que de verdad sí requiere”, explica Yaretzi Pigeonutt Jacinto, psicóloga educativa de la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco.

Regalar una alcancía es el método más usado para que un niño comience a guardar dinero, pero si no se le establecen metas y el ahorro no evoluciona a inversión, esto no tendrá grandes efectos en la vida adulta. Esto es reflejo de lo que sucede en el país. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, 59.2% de los mexicanos (29.8 millones de personas) aprendieron a ahorrar con una alcancía y sólo al 6.7% (3.3 millones) se le enseñó fijándole metas. Hoy, 24 millones de mexicanos recurren al ahorro informal.

Estas son las formas en las que les puedes mostrar el camino:

Dale domingo: Un niño imita los hábitos de los padres. Desde los tres años puede entender los temas de ahorro si se le ponen metas y plazos, explica Juan Pablo de León, especialista en educación financiera para niños y autor del libro La gran aventura de Güerquito.

Puede comenzar guardando un porcentaje de sus mesadas para la compra de algún juguete y negociar con él. Si logra su objetivo, tú podrás ayudarle con parte del costo de lo que quiere adquirir.

Abre una cuenta: Existen diversos productos financieros para los más pequeños. Desde cuentas bancarias, de inversión (como Cetes para niños), ahorro para el retiro (con Afore XXI Banorte) y hasta seguros de accidentes personales.

Si bien estos productos son contratados, utilizados y administrados por los adultos, el niño–en compañía de su padre o de un tutor– puede depositar el dinero que haya acumulado en casa, dice De León. El ahorro debe ser programado.

Hagan presupuesto: Platica con tus hijos sobre cómo se adquiere el dinero y para qué sirve. Empieza por decirles que en el hogar existen necesidades que se cubren con bienes y que éstos tienen un costo, recomienda Jorge Torres Góngora, director de Educación Financiera de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Involucra a los pequeños en el presupuesto del hogar y explícales en qué se gasta.

Comparen juntos: Enséñales a comparar precios y a aprovechar ofertas. “Mi hijo quería una bicicleta, pero nueva costaba 1,500 pesos. Buscamos en internet y encontramos una por 500, la compramos, la pintamos a su gusto y quedó fascinado”, cuenta Sinhué Hernández, padre de Diego, de cuatro años.

El Museo Interactivo de Economía, la Condusef y fondos de inversión (como Old Mutual) ofrecen cursos, obras de teatro y juegos para fomentar las compras responsables.

Haz que emprenda: Ganar dinero no es fácil, pero pasear perros, vender dulces, galletas o limonada fuera de la casa son algunas de las tareas sencillas que los niños pueden hacer para obtener recursos, recomienda Juan José Salas, director comercial de Finanzas Personales México.

Si tu hijo tiene la inquietud de desarrollar un negocio más formal, puedes impulsarlo a través de talleres y cursos, en consultoras, como Business Kids, a un costo de 6,000 pesos el cuatrimestre.

Con información de Expansión