/Cómo mejorar su ortografía

Cómo mejorar su ortografía

Los errores de este tipo son más que un problema escolar, son de la vida cotidiana. Un profesional puede verse juzgado por el cuidado y esmero que ponga al escribir.

Redacción


Las faltas de ortografía son cada vez más comunes y están presentes entre estudiantes de cualquier grado académico y hasta profesionistas. Si bien mucho tiene que ver la influencia de abreviaturas extrañas y bastante difundidas a través de los mensajes de texto y redes sociales, también es cierto que muchas veces se deben a deficiencias en la enseñanza de ortografía desde niveles básicos.

Los errores ortográficos no deben considerarse exclusivamente como un problema escolar, pues pertenecen a la vida cotidiana: cartas, currículum, solicitudes, todos estos tipos de documentos se tienen que poner por escrito y es imprescindible que vayan impecables, no solo en redacción sino también en cuanto a ortografía se refiere.

Es falsa la creencia de que las faltas de ortografía  están ligadas a la falta de inteligencia, pues hay personas verdaderamente inteligentes que tienen problemas… y también se da el caso contrario. Básicamente, las faltas de ortografía suelen asociarse, además de al desconocimiento de la norma, a falta de atención, a no revisar lo escrito, a falta de vocabulario y a hábitos de escritura que se pueden considerar “perezosos” (no molestarse en buscar la palabra en duda en el diccionario).

Y entonces surge la pregunta: ¿cómo enseñar ortografía?

Uno de los métodos más simples y con mayor éxito es el diseñado por el psicopedagogo español Daniel Gabarró.

Es común pensar que para escribir sin faltas de ortografía te debes aprender reglas ortográficas, pero Daniel Gabarró asegura que las personas que tienen buena ortografía en realidad no recuerdan la norma: recuerdan la palabra y más que recordarla la ven en su mente.

Proceso mental

El método que Gabarró sugiere está basado en los siguientes puntos:

1.- Las personas con buena ortografía ven en su mente la imagen de la palabra que quieren escribir.

2.- Si la imagen es bastante clara escriben la palabra sin error. Cuando no se recuerda la palabra entonces se escribe con variantes para “ver la que se ve mejor“. Si la duda sobre cómo se escribe una palabra es muy fuerte se consulta un diccionario o se investiga cómo se escribe. No obstante, esto sólo se logra si eres consciente de que estás escribiendo mal la palabra, así que si, por ejemplo, un niño escribe “baca” y no tiene ninguna imagen de la palabra en su mente no se dará cuenta que la está escribiendo mal, por lo que el papel de formar niños lectores vuelve a ser fundamental.

3.- Finalmente se escribe la palabra.

Antes que nada se le debe explicar al niño el significado de memoria visual. Esto se logra haciendo unas sencillas preguntas por ejemplo: ¿de qué color es el traje de Superman? o ¿cuántas ventanas hay en tu casa? una vez contestadas se le hace ver al niño que para responder estas preguntas tuvo que “ver en su mente” la imagen de Superman o de su casa.

En suma, la enseñanza de la ortografía se debe iniciar cuando el dominio de la escritura sea claro y fluido, hacia los 8 años de edad y es recomendable priorizar las palabras de mayor uso. Hacia los 12 años se puede comenzar un trabajo de profundización y entonces es el momento es adecuado para estudiar las reglas ortográficas.