/Pymes, trabajar con un plan o morir

Pymes, trabajar con un plan o morir

El 80% de las pequeñas y medianas empresas de reciente creación quiebran.

Carime Totosaus


Se estima que de 8 de cada 10 Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) de nueva creación cierran durante sus primeros años de vida, esto se debe  principalmente a falta de previsión  financiera frente a situaciones críticas o no tener un plan de funcionamiento al emprender.

Según  las cifras oficiales publicadas en el portal de la Secretaria de Economía existe registro de que en el municipio de Veracruz existen 15 mil 171 empresas de varios rubros.

El Programa Estatal de Desarrollo Económico 2017-2018 informó que durante el periodo 2010-2015, en la Entidad se registraron 123 mil 003 aperturas de empresas y 97 mil 460 clausuras, con una diferencia de 25 mil 543; según datos del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas (DENUE).

La esperanza de vida de los pequeños negocios aumenta con la edad. Si se realiza un comparativo entre la esperanza de vida de los negocios en el estado de Veracruz respecto a la media nacional, donde dependiendo de la edad de la empresa es el número de años adicionales que sobrevivirá, Veracruz se encuentra en la posición 30 en México con una esperanza de vida de seis años promedio. Ocupando Yucatán el primer lugar con 9.1 años promedio.

Ante este difícil panorama del elevado índice de desaparición de empresas durante su primer año de gestación “Cómeme arreglos frutales” se potencia como superviviente logrando superar esta crítica etapa. Esta empresa veracruzana abrió sus puertas en diciembre de 2012.

Su propietario  Carlos Vicente Gómez Mendiola decidió emprender con esta innovación de la franquicia mexicana de arreglos frutales comestibles  -que cuenta con 12 sucursales a nivel nacional- sin embargo es la única sucursal  en el estado.

El joven dueño, en base a su experiencia, explica que lo que aprendió es que el producto no es lo único que se necesita para tener éxito o sobrevivir sino la planeación realizas como empresario al iniciar el negocio, para  poder soportar los primeros años que -se sabe- no serán siempre de bonanza.

En su caso, comenta que le costó un poco de trabajo educar al cliente sobre lo que estaba ofreciendo, no obstante es lo que ha hecho más divertido y gratificante que hoy en día los clientes ya entienden lo que es un arreglo frutal y cómo se manejan, además de que significa una opción viable a lo que normalmente estaban acostumbrados a regalar como flores, chocolates  o peluches.

Al término de la curva de aprendizaje con el cliente éste comprende que siempre hay opciones nuevas para conocer la experiencia de dar un obsequio que no se tire a la basura, al tiempo que interactúa con la persona porque puede compartir el arreglo.

El secreto para Carlos Vicente como microempresario es  tener un plan, una estrategia para que mientras el producto es aceptado en el mercado pueda seguir sobreviviendo la empresa.

Otra parte esencial es el capital humano, que el empresario califica como el engranaje que ayuda a crecer el negocio.

A sus casi cinco años de vida, la empresa se puede  considerar como consolidada  pero en sus orígenes tuvo que superar la barrera de  ser calificado  como un producto de moda que puede morir al poco tiempo.

En estos momentos, señala el entusiasta dueño, “pasamos a ser una opción estable y diferente que puede sobrevivir el paso del tiempo con la misma innovación con el producto”.

El concepto es sencillo. En “Cómeme arreglos frutales” se dedican a la elaboración de arreglos frutales comestibles, todos elaborados con fruta fresca, listos para comer.

Utilizan diferentes frutas pero la más solicitada es la fresa, la variedad es inmensa y manejan más de 100 diseños  diferentes en un catálogo que también se encuentra en la página  www.comeme.com.mx o vía redes sociales como Facebook.

El cliente también tiene la posibilidad de personalizar sus arreglos con las frutas que desee o con diferentes tonos de chocolate, formas de piñas y bases.

Gómez Mendiola relata que los clientes pueden ir modificando para hacer un detalle más original en base a las necesidades que el consumidor tenga. Estas son adicionales a los arreglos que se encuentren en existencia.

Dentro del local también se venden snacks como manzanas cubiertas con chocolate, chamoy, bombones enchocolatados, smothies de frutas frescas además de renta de fuentes de chocolates o Chamoy para eventos especiales.

Los arreglos se venden sobre pedido, aunque si acude a la tienda siempre hay un par en existencia  para la persona que quiera comprar uno al momento. En “Cómeme arreglos frutales” los regalos se elaboran en el momento  para que estén frescos cuando el cliente los recoja.

El empresario explicó que cada arreglo tiene un tiempo aproximado de 1 a 2 horas de elaboración, dependiendo del tamaño que soliciten.

Estos arreglos frutales pueden ser una opción diferente para regalar ya que el rango de precio es bastante amplio. Desde unas fresas enchocolatadas de $190.00 hasta los arreglos más grandes que pueden ser consumidos por 25 o 30 personas y que tienen un costo aproximado de $1300 a 1500 pesos.

“Es toda una experiencia al involucrar a la persona a la que se lo regalas, a los que están ahí, Se vuelve más que un simple regalo, toda una experiencia nueva para regalar”, indicó.

Los pioneros en arreglos frutales se encuentran ubicados en Paseo las Flores 109 B, Local D, esquina Costa Verde en el Fraccionamiento Virginia de Boca del Rio Veracruz.

Si requiere un obsequio fuera de lo común para una gran ocasión puede visitarlos de lunes a viernes con un horario de servicio de  9:00 A.M a 9:00 PM y los sábados de 10:00 A.M a 6:00 PM, otra opción es contactarlos por WhatsApp al 2291458972, comprar en la página web o pedir servicio a domicilio su arreglo frutal  listo para el disfrutar al lado de su ser querido.