/¿Qué hacer con tu trabajo si te diagnostican cáncer?

¿Qué hacer con tu trabajo si te diagnostican cáncer?

Desempeñarte en cualquier actividad profesional no es siempre un campo de rosas. Algunos días pueden estar llenos de total tranquilidad, mientras que otros pueden ser dominados por el estrés y la presión.

Laura Vela
Dinero en Imagen


Pero ¿qué pasa cuando, además de eso, las circunstancias te obligan a luchar con un visitante no deseado en tu cuerpo, como el cáncer?, ¿qué hacer con la vida, la salud y el trabajo?

El cáncer es una de las principales causas de mortalidad en todo el mundo; en 2012 se registraron unos 14 millones de nuevos casos y 8.2 millones de muertes relacionadas con la enfermedad, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La organización prevé que el número de nuevos casos aumente aproximadamente 70% en los próximos 20 años. Asimismo, explica que los tipos de cáncer más frecuentes en el mundo son el de mama, pulmón, próstata, colon y cervicouterino.

Mientras tanto en México, según datos de la OMS, los cánceres más frecuentes en hombres son el de próstata, pulmón y colon. En mujeres el cáncer de seno, cervicouterino y colon son los de mayor incidencia.

Si descubres que padeces cáncer ¿qué debes hacer con tu trabajo?

Aleida Ballesteros, Directora de Carrera de la Licenciatura en Psicología Organizacional del Tec de Monterrey Campus Estado de México, comentó que sin importar el puesto que se tenga, es preciso comunicarlo a los superiores o colaboradores:

“Se comunica para que se haga un plan de acuerdo con las necesidades de la persona y ver si todavía va a tener la fuerza y capacidad de realizar su trabajo. En caso contrario, lo ideal es hacer un plan de retiro e irse despidiendo poco a poco de las actividades”.

Señaló que la empresa, ante todo, debe reaccionar receptiva ante esta situación. “Ofrecer apoyo, como un plan de vida y carrera o tratamiento psicológico para la aceptación de la enfermedad, además del médico”.

Sin embargo, lo más importante es reconocer que si el trabajo es un factor importante de estrés, vale la pena replantearse si se debe continuar o no.

Una vez que se ha comunicado la situación en el puesto de trabajo, lo ideal es buscar el equilibrio entre el trabajo y la salud.

“Justo eso es lo complicado”, dijo. “En un ideal la empresa debería apoyar a la persona en cambios de horarios para que pueda acudir a sus tratamientos”; dijo. Sin embargo, como no siempre es así, sugirió negociar.

“Debe haber una negociación entre qué tanto la persona puede llevar las actividades laborales y su cambio de vida… (para) balancear horarios y cuestiones de trabajo”.

Ballesteros señaló que el tratamiento psicológico es básico y acudir a grupos de terapia ayuda para lidiar con el dolor. Aunque en el plano emocional y psicológico, no es lo único que se puede hacer.

“(Es posible) volver a replantear las cosas que den tranquilidad, hacerlas y rehacer el plan de vida”.

Si tu condición te permite trabajar, ¿cómo cumplir los estándares de una sociedad que se fija en la imagen?

Eso también tiene solución. Aunque es probable que la imagen sea una de las pocas cosas que a un enfermo de cáncer le pudiera importar, lo cierto es que la apariencia sí juega un papel importante en la autoestima y el estado de ánimo, ambos imprescindibles para seguir adelante con el tratamiento.

“Esto suma. Si te ves bien lo reflejas y contribuye a lo que hace el nutriólogo, el radiólogo y los medicamentos”, dijo Araceli Motta, coach en imagen personal y especialista en imagen oncológica.

Araceli proporcionó algunas recomendaciones de imagen si padeces cáncer y tienes que seguir con la vida social y laboral:

  • Evitar al máximo el contenido de alcohol y perfume en productos de higiene personal. Preferir los neutros.
  • Bañarse con agua templada.
  • Evitar baños de burbujas.
  • Es mejor utilizar pelucas oncológicas, aunque su precio oscila entre los 6,000 y 10,000 pesos, a diferencia de las pelucas convencionales, disponibles desde 300 pesos.
  • Una vez diagnosticado, es importante hacerse una revisión dental para realizar cualquier trabajo antes de comenzar la quimioterapia, pues las encías comienzan a hincharse y a volverse sensibles.
  • Descartar el uso de hilo dental.
  • Evitar pintarse las uñas y colocarse pestañas postizas (hacerlo sólo en caso necesario y en colores oscuros o delinearse los ojos sólo con lápiz). Asimismo, es aconsejable no usar labiales de larga duración.
  • Evitar las licras, telas rugosas y sintéticas y preferir telas holgadas y ligeras como el algodón.
  • Jugar con los accesorios: lentes, mascadas, pulseras, dijes, sombreros, etc.
  • Utilizar bloqueador solar.

Las consultas que Araceli ofrece duran aproximadamente dos horas, se dividen en tres y en ellas enseña cómo aplicar productos de belleza e higiene personal, cómo maquillarse y cómo vestirse.

(El cáncer) es una pausa en el camino que la vida te está pidiendo para que trates tu organismo de una manera distinta. Estamos muy acostumbrados a andar en una vida loca, de arriba para abajo… en esto te vas a sentir bien porque te vas a ver diferente”, aseveró Motta.

Con información de Dinero en Imagen